Impotencia - ¡Ahora la solución más rápida y eficaz con Potencialex!

La disfunción eréctil hace tiempo que dejó de ser una rareza y es cada vez más frecuente, sobre todo en nuestros tiempos de estrés. La salud sexual como parte del bienestar general del hombre se ve notablemente limitada por ello.

La disfunción eréctil o impotencia es la incapacidad permanente de obtener una erección suficiente para mantener relaciones sexuales. La disfunción eréctil debe distinguirse de otros trastornos sexuales como la falta de deseo sexual (trastorno de la libido) o los trastornos de la eyaculación (trastornos de la eyaculación).

Tres tipos de impotencia

En general, la impotencia es la incapacidad de mantener relaciones sexuales. La profesión médica llama a este tipo de impotencia impotentia coeundi. Cuando se habla de impotencia se suele hacer referencia a este tipo de disfunción eréctil. Sin embargo, también existe la llamada impotencia generandi, que también se denomina impotencia. En este caso, se produce la eyaculación, pero la calidad o cantidad del semen no es suficiente para producir descendencia. Y luego está la impotentia concupiscentiae, una desgana. Hay deseo, pero no hay capacidad debido a una libido debilitada.

Independientemente de las causas del problema, Potencialex puede ayudarle a eliminar la raíz del mismo: Potencialex Original.

Causas de la impotencia

Hay muchas causas de impotencia. Por lo tanto, considere siempre las causas de la impotencia en el contexto de la salud general. En aproximadamente el 70% de los hombres con disfunción eréctil, la impotencia tiene causas físicas. En el 30 por ciento de los hombres, en cambio, las causas psicológicas son las responsables de la disfunción eréctil. Las causas psicológicas y físicas se explican más adelante.

Causas psicológicas

Los procedimientos quirúrgicos también pueden ser la causa de la disfunción eréctil, como la impotencia que se experimenta a menudo después de una prostatectomía radical por cáncer de próstata. Muchos medicamentos, como los de la presión arterial, los de la alergia y la depresión, los supresores del apetito, los sedantes y los utilizados para tratar las úlceras de estómago, también pueden provocar impotencia. Además de estas causas orgánicas de la impotencia, en 10-15% de los casos, también son posibles causas psicológicas como el estrés, la ansiedad, la culpa, así como el miedo al fracaso sexual.

Menos presión, más potencia

Hay varios enfoques para liberar los bloqueos psicológicos. En el mejor de los casos, incluso simples técnicas de relajación pueden ayudar. El entrenamiento autógeno, la meditación y el entrenamiento de la sensualidad son técnicas que pueden reducir la presión psicológica y también disolver el estrés.

Para las causas más profundas de la disfunción eréctil, la terapia sexual o de pareja puede ser útil. Si la causa psicológica no está relacionada con la sexualidad, sino que es Si la causa psicológica no está relacionada con la sexualidad, sino que es desencadenada por una depresión o una crisis de sentido, es necesario recurrir a la psicoterapia clásica. Si la causa subyacente se aborda con éxito, la disfunción eréctil suele desaparecer también.

Un suplemento natural que está ayudando a muchos hombres es Potencialex debido a sus excelentes componentes: Potencialex Comprar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.